Magazine

El Glamour de la Moda Italiana 1945-2014

23 de abril, 2014

por Emilia Müller Gubbins

 

2014HA0155
Installation image of The Glamour of Italian Fashion 1945 – 2014, Photo © Victoria and Albert Museum, London

El pasado Viernes 5 de Abril se inauguró en el Museo Victoria & Albert de Londres una exposición que intenta explicar y retratar la esencia de la moda italiana desde fines de la Segunda Guerra Mundial hasta el presente. Patrocinada por la lujosa marca Bulgari, expresión máxima del tono glamoroso de esta exhibición, la muestra se desarrolla en torno al resurgimiento de la moda italiana en medio de las ruinas de posguerra y su consolidación como fuente de un estilo inigualable. Este es un diseño reconocido mundialmente por su impecable destreza artesanal y la excepcional calidad de sus materias primas. Esta es la primera vez que se desarrolla una exhibición de esta índole, causando gran revuelo en los medios internacionales y en los grandes imperios italianos como Gucci, Versace y Dolce & Gabanna.  Es interesante mencionar que en Italia no hay un museo de la moda como el Metropolitan Museum de Nueva York, por lo tanto el Museo Victoria & Albert es el primero en contar esta narrativa de forma comprensiva.

A través de mas de 100 prendas más joyas, zapatos, fotografías y videos, se relata la historia de cómo la industria de la moda logró fortalecer la economía italiana en la segunda mitad del siglo XX, generando un valioso producto de exportación codiciado hasta el día de hoy. Durante este periodo todo aquello etiquetado con “Hecho en Italia” era sinónimo de lujo y sofisticación, que incluía la moda, el cine, la comida, turismo y el diseño en general. Esta muestra no solo se concentra en las marcas que han perdurado en el tiempo como Prada, Pucci y Armani, sino también en los materiales generalmente relacionados con el diseño italiano, como el cuero, la piel y la lana. El trabajo de excelencia con esta última logró que las prendas de punto dejaran de ser asociadas con la ropa interior o con producciones a pequeña escala. Missoni, entre otros, incorporó un lenguaje innovador y sofisticado al pensar el chaleco de lana mas como una blusa que se ajustaba al cuerpo.

Foto3 Foto1
Women’s knitted ensemble, Missoni, 1972, Missoni / Fashion in Motion at the V&A, Photo © Victoria and Albert Museum, London.
Evening dress of embroidered net and matelasse coat, Mila Schön, 1966, Courtesy Maison Mila Schön, Photo © Victoria and Albert Museum, London.

A pesar de que la industria textil italiana era fuerte después de la guerra, fue gracias a los shows de moda en la Sala Bianca del Palacio Pitti, creados por el empresario Florentino Giovanni Battista Giorgini en 1951, que el resto del mundo y en específico, compradores extranjeros como Bergdoorf Goodman fueron seducidos por la mística del diseño italiano. Luego en la década de los 60 estrellas de Hollywood como Ava Gardner y Audrey Hepburn se convirtieron en las embajadoras perfectas para irradiar el allure italiano mientras filmaban en Italia. La leyenda cuenta que la única palabra en italiano que aprendió Elizabeth Taylor mientras en Roma filmando Cleopatra fue bulgari. Las joyas de la actriz son quizás uno de los aspectos más atractivos y relucientes de la exhibición. El cine también fue sustancial en la promoción de la sastrería masculina. El estilo refinado del actor Marcello Mastrionanni en La Dolce Vita daba a conocer un traje hecho a mano seductor y liviano que fue apetecido internacionalmente. Los detalles mas pequeños en el diseño de un traje demostraban inmediatamente si habían sido elaborados en Nápoles o en Milán, demostrando una real diversificación de la industria que requería de un minucioso conocimiento de los dictados de la moda.

En la década de los setenta la industria estaba totalmente consolidada y liderada por casas de moda en su mayoría dirigidas por  grandes familias. En concordancia con el contexto social y político de este periodo se produjo un vuelco hacia el pret-a-porter, dejando atrás la inmensa popularidad de la alta costura. De la mano de este proceso, entre las ciudades italianas, Milán se erigió como indiscutible capital de la moda gracias a su prensa especializada, su industria publicitaria y su cercanía con las fábricas de textiles y vestuario, capacitándola para enfrentar rápidamente los continuos cambios de la moda.

 

La exhibición recibe a los visitantes con un gran muro introductorio simulando mármol, que contrasta con una gigantografia en blanco y negro de una Italia de posguerra totalmente destruida. El énfasis recae en mostrar justamente una regeneración insólita (con ayuda del Plan Marshall), ya que solo pocos años después aparece una industria recuperada, expresada en los magníficos vestidos exhibidos en la sala siguiente. Esta recrea las pasarelas del Palacio Pitti y exhibe algunas de las prendas de alta costura que maravillaron a los compradores extranjeros en 1951. También incluye un traje de playa marca Pucci, que expresa su temprana afición por los estampados coloridos que lo identifican hasta hoy. Luego se continúa con el glamour de las estrellas de “Hollywood sobre el Tiber” y los trajes confeccionados especialmente para una de las fiestas más importantes del siglo XX, el baile Blanco y Negro de Truman Capote de 1966. Dejando atrás el culto a la celebridad la exhibición luego se concentra en el talento de los sastres y modistas menos conocidos del periodo, donde cada una de las piezas son ejemplos de un trabajo detallado y de altísima calidad. Es evidente que esta exhibición no sólo desea contar los aspectos más fascinantes de la moda italiana, o apoyarse solamente en las grandes marcas del presente, sino que resaltar una tradición de extraordinaria confección.

2014HA0122
Installation image of The Glamour of Italian Fashion 1945 – 2014, Photo © Victoria and Albert Museum, London

Hoy, Milán sigue siendo reconocida como el centro del estilo tanto lujoso como discreto, pero siempre elegante de los italianos, y muchos de los diseñadores en la exhibición se han convertido en verdaderas celebridades con vigentes y suntuosas casas de moda. También se han introducido nuevos nombres como el de Fausto Puglisi, que desean mantener y ser parte de esta tradición de alta calidad sartorial. Por medio de la exhibición se hace aparente que esta tradición es indiscutible, pero la muestra concluye con una pregunta un poco más sombría. ¿Es posible hablar de un reconocible estilo italiano cuando lo “Hecho en Italia” ha dejado de ser una realidad? Un video con representantes del mundo de la moda contemporáneo reflexionan en torno a ésta y otras ideas con respecto al futuro incierto de la industria italiana.

The Glamour of Italian Fashion 1945-2014, auspiciado por Bulgari, abierta hasta el 27 de Julio, 2014 en el Museo Victoria & Albert. Para más información visitar www.vam.ac.uk/italianfashion​.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>